Hermandad de San Esteban 

Normas para la estación de penitencia

HÁBITO DE NAZARENO

La caña irá desde la parte superior derecha a la inferior izquierda.

Escudo de S. Juan Ribera en el antebrazo IZQUIERDO

Cíngulo de seda AZUL Y CREMA

Zapatos o sandalias NEGRAS con calcetines BLANCOS

Guantes BLANCOS siempre puestos

LAS NORMAS AL DETALLE

  • Al vestir de nazareno abandonamos nuestra propia identidad y nos sumergimos en el anonimato. Este no debe romperse hasta que nos quitemos la túnica, nunca antes. No debemos ser identificados por nada que nos distinga; por eso no debemos llevar relojes, anillos, pulseras, puños o bajos de pantalones visibles, tan solo la alianza matrimonial está permitida.
  • Asimismo no se permitirá la utilización de maquillajes de ningún tipo, debiendo desmaquillarse debiendo desmaquillarse necesariamente el Martes Santo en el momento de vestir la túnica nazarena. En caso de no cumplir con esta obligación, se le impedirá realizar la Estación de Penitencia y se dará cuenta al Fiscal de la Hermandad por si dicha circunstancia diere lugar a sanción.
  • La Casa de Hermandad estará habilitada para poder vestirse y desvestirse la túnica.
  • Si alguno no se sintiera totalmente comprometido con estas indicaciones, si cree que no va a ser capaz de respetar las normas de compostura y comportamiento que exigen nuestras Reglas, debe plantearse no salir.
  • Si hubiera alguien que sólo pretenda disfrutar de los pasos, debería plantearse no hacer estación de penitencia, y solo debería optar por ver la cofradía desde fuera, ya que hacer penitencia significa acompañar a Jesús y a su Madre rememorando los misterios de la Pasión del Señor y ofreciendo nuestro sacrificio por las intenciones del Santo Padre o aquellas que nos sean propuestas por nuestro pastor. Ello merece la máxima reverencia.
  • La Estación de Penitencia se hace a la Catedral. En ella hay que mantener la máxima compostura y respeto. Ir a los servicios no es la finalidad de la misma, ni siquiera es conveniente hacerlo por mantener el decoro de nuestro tránsito por sus naves. No obstante, si te es imprescindible hacer uso de los servicios, debe hacerse lo más rápidamente posible. Debes volver a tu lugar en la cofradía cuanto antes, para no distorsionar el paso de la cofradía. Fumar, charlar, comer, beber o descansar son actividades ajenas por completo a la Estación de Penitencia y, por tanto, están terminantemente prohibidas.
  • A la hora señalada se presentarán los hermanos provistos de su papeleta de sitio, sin la cual no serán admitidos en la cofradía. Los hermanos, al llegar a la iglesia, rezarán un Credo a Nuestro Padre Jesús de la Salud y Buen Viaje, una Salve a Nuestra Señora Madre de los Desamparados y un Padrenuestro a San Esteban y a San Juan de Ribera.
  • Los hermanos nazarenos se dirigirán desde su domicilio al templo por el camino más corto y siempre cubiertos por el antifaz. De esta misma forma, regresarán a su domicilio una vez finalizada la Estación de Penitencia.
  •  Todos los hermanos, sin distinción, están obligados a acompañar a nuestras Sagradas Imágenes hasta su regreso al templo, sin que por ningún concepto puedan abandonar el lugar que les haya sido asignado en la cofradía, a no ser que el motivo sea muy grave, en cuyo caso lo pondrán en conocimiento del Diputado Mayor de Gobierno.
  • En ningún caso los hermanos pueden escoger sitio, ya que les será señalado con arreglo a un orden riguroso de antigüedad, de principio a fin de cada paso, tanto para los hermanos de luz como para los que porten insignias, y ello sin perjuicio de posibles renuncias para ocupar el que por antigüedad les corresponda.
  • En la procesión, todos los hermanos deberán ir con el mayor orden y compostura, sin hablar bajo ningún concepto ni retirarse del lugar que se les ha señalado o atravesar la procesión de un lugar a otro con el fin de cambiar el cirio de mano. Deberán cuidar que no se corte la procesión, y no deben preocuparse de encender el cirio, que de ello se cuidará el celador o diputado que corresponda, debiendo atender en todo momento a los diputados de gobierno y celadores.
  • El nazareno de San Esteban debe dar siempre imagen y ejemplo dignos de nuestro compromiso cristiano y de nuestras tradiciones más arraigadas.
  • Hacer la Estación de Penitencia es un acto piadoso de compromiso cristiano, no es un evento festivo.
  • Vestirse de nazareno y hacer estación de penitencia es comprometerse con los postulados de la Iglesia y debe ser un ejemplo para todos los que contemplen nuestro discurrir.
Mostrar

Comparte en tus redes

error: Contenido protegido.
Ir arriba