Hermandad de San Esteban 

Presentadas las alegaciones a la propuesta del Consejo de HH y CC para el Martes Santo 2019

La Hermandad de San Esteban presentó en el día de ayer, junto al resto de hermandades del Martes Santo, una serie de alegaciones al plan propuesto  para el Martes Santo de 2019 por el Delegado del día el pasado día 24 de enero. A través de este medio, compartimos con nuestros hermanos el contenido integro de dichas alegaciones, recogidas en el documento presentado en la reunión mantenida en la sede del Consejo General  de Hermandades y Cofradía de Sevilla en el trancurso de la reunión celebrada.  (Ver enlace: documento presentado al Consejo 11 febrero )

En relación con ese texto queremos destacar a nuestros hermanos lo señalado por el conjunto de hermandades en la página 5 del citado documento presentado al Consejo:

«Las ocho hermandades del Martes Santo planteaban en sus escritos que ninguna hermandad se sintiera especialmente perjudicada, sin embargo, el plan propuesto incumple este extremo y lo vulnera de forma flagrante en los casos de las Hermandades de San Esteban y de Los Estudiantes, por cuanto las somete a unos horarios impropios e inasumibles por estas corporaciones».

La Hermandad de San Esteban en el contenido de ese documento (paginas 7 a 9) ha expuesto las siguientes consideraciones particulares que reproducimos textualmente:

«El plan entregado el pasado 24 de enero presenta varias inexactitudes e inconvenientes desde nuestro punto de vista.

En primer lugar, para dar viso de verosimilitud, el plan propone unos horarios de salida y entrada de nuestra Cofradía aparentemente similares a los del pasado año (misma hora de salida y algo más de una hora de adelanto en la entrada). Sin embargo, en ninguno de los dos casos el horario es real ni puede llegar a serlo. De hecho, una vez realizado por el Diputado Mayor de Gobierno un cronograma real, observamos que se produce una distorsión total en los horarios del plan de 160 minutos. En relación con el horario que debe asumir nuestra Hermandad para poder llegar al inicio de la carrera oficial en el tiempo establecido la distorsión es de 75 minutos y en el horario que el plan establece para la entrada en nuestro templo se produce una distorsión de 85 minutos.

En segundo lugar, el plan parte de una serie de premisas que, supuestamente, se van a tener en cuenta y, sin embargo, a la hora de desarrollarlo, dichas premisas no se cumplen. Ejemplos:

  1. «Se establecerá un adelanto de la jornada a las 16:20…». Esto no es exactamente así, ya que dicho adelanto se produjo el pasado año, por tanto, este año no habrá ningún adelanto, sino que se mantendrá el que se estableció el pasado Martes Santo para organizar los recorridos en el sentido inverso al de la carrera oficial tradicional. La propuesta usa referencias y horarios del 2018 para proponer los del 2019, en vez de aplicar los horarios de 2017 que son lo que más se asemejan a las circunstancias del año actual.
  2. «Las cofradías que están más cercanas al fin de la carrera oficial discurrirán al final de la jornada…». Esta premisa solo se cumple para dos hermandades (Santa Cruz y Estudiantes), la tercera más cercana a la Catedral es San Esteban y, sin embargo, se la ubica en primer lugar.
  3. «La hora de salida de San Esteban será la misma que en 2018 (las 14:30)…». Pero eso será imposible de cumplir porque esa hora de salida se estableció ese año para llegar al inicio de la carrera a las 17:29 (es decir, tres horas después de salir). Sin embargo, el nuevo plan nos impone como hora de llegada a La Campana a las 16:20 (que era la hora a la que inició su carrera oficial la primera Hermandad del día el pasado año, no San Esteban). Por lo cual, en vez de las tres horas necesarias para llegar al inicio de la carrera oficial, solo se nos da 1 hora y 50 minutos para hacer un recorrido aún mayor que el del pasado año. A ello hay que añadir, el hecho de que la propuesta ignora la complejidad, lentitud y extrema dificultad de la salida de nuestro paso de palio e, igualmente, se ignora en todo momento el que durante los últimos treinta años nuestra Hermandad ha tenido como hora de salida oficial las 15:15 horas, produciéndose la entrada en Campana a las 18:24 horas, lo que significa que necesita tres horas y nueve minutos para realizar un recorrido de 1.450 metros.
  4. «La vuelta la podría realizar al ritmo que considere oportuno, ya que no tendría ninguna cofradía por delante y un margen de dos horas con San Benito». El plan establece nuestra hora de entrada a las 22:40 h. En primer lugar, la frase utilizada nos parece poco afortunada y contraria a lo que prescriben nuestras Reglas. Que la propuesta nos invite a ralentizar el ritmo de la Cofradía “a conveniencia” con el único fin de que el horario de entrada que se nos propone parezca verosímil nos parece fuera de lugar. Téngase en cuenta, como se ha dicho anteriormente, que para la distancia a recorrer nuestra Hermandad necesitaría algo menos de tres horas, por lo que si nuestro paso de palio sale de la Catedral a las 18:34, estaría dentro del templo de San Esteban en torno a las 21:15 al no tener ninguna cofradía por delante. Por tanto, la hora de entrada que el plan propone (22:40) no tiene ninguna justificación.
  5. Respecto a los gráficos de situación de la cofradía que acompañaban a la propuesta presentada por el Consejo y que describen nuestro discurrir entre las 18:45 y las 22:15 apenas muestran movimiento alguno de la Cofradía, evidenciando lo irreal del horario de entrada que se propone.

En resumen, la propuesta presentada por el Consejo ha sido formulada de forma incorrecta e irreal, pues no soluciona los problemas, sino que lo que hace es trasladar los puntos conflictivos de lugar, al tiempo que se alegan dificultades y problemas de organización de unas cofradías, ignorando lo que estos cambios ocasionan a otras. En el caso de nuestra Hermandad nos veríamos obligados a:

  1. Trasladar la Misa preparatoria de la Estación de Penitencia, que prescriben nuestras Reglas, a las ocho de la mañana del Martes Santo o, incluso, antes (actualmente se celebra a las 9:15 h. con objeto de poder desalojar el templo tras la celebración con el fin de que los fieles puedan contemplar los pasos procesionales).
  2. Cerrar la iglesia al público a las once de la mañana para la recepción de hermanos nazarenos y para que el cuerpo de diputados realice los preparativos necesarios con anterioridad, toda vez que los tramos de nazarenos deben formarse simultáneamente en tres localizaciones diferentes y alejadas entre sí (Templo de San Esteban, Casa de Pilatos y calle Imperial-Medinaceli.
  3. Además, para formar la cofradía debe instalarse un vallado exterior perimetral en torno a la Iglesia, que es imprescindible por la seguridad del público y de nazarenos, dada la gran afluencia de personas que acuden a contemplar la salida y al hecho de que el interior del templo de San Esteban tiene un aforo reducido que solo permite formar en su interior a una tercera parte de los nazarenos que conforman la cofradía.

La propuesta resulta especialmente discriminatoria para San Esteban, por cuanto nos convertiría en la única Cofradía situada dentro del casco histórico de la ciudad que tendría que adaptar su estación de penitencia a un horario de salida que solo tienen hermandades muy alejadas de la carrera oficial. Un horario mucho más adelantado respecto al que tienen otras cofradías radicadas en templos muy cercanos al nuestro: Los Negritos 15:00 h, Amor (Borriquita) 15:10 h y Redención 14:45 h.

Igualmente, la propuesta es discriminatoria globalmente con respecto a otras jornadas en las que, ocurriendo problemas muy similares de organización, cruces de recorridos y retrasos, nunca se han planteado soluciones como la que se quiere imponer al Martes Santo.

Además, la propuesta presentada no es novedosa, una opción muy similar fue ya analizada y evaluada en dos ocasiones anteriores por las ocho Hermandades y por el Consejo, siendo descartada por la imposibilidad de su puesta en ejecución y su no viabilidad.»

Cronograma

_______________

Adicionalmente, en relación con lo anterior, nuestra Hermandad,  desde su lealtad y obediencia a la iglesia diocesana y a las instituciones que la representan, cree que en este tipo de cuestiones debe primar siempre la prudencia y el sentido común, que recomienda que los cambios que se tengan que acometer en la organización de la jornada se hagan de forma reflexiva,  con la participación de todos, evaluando los perjuicios que pudieran ocasionarse. Sugerimos se nos conceda a las partes afectadas el tiempo necesario y suficiente para que una reforma de la organización del día se pueda elaborar con la participación de todos,  en términos de justa reciprocidad y equilibrio respecto a los objetivos que se persiguen.

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
error: Contenido protegido.
Ir arriba